Histórico: un primer ministro de Israel llega a México

– La llegada de Benjamín Netanyahu se enmarca en el 65 aniversario de las relaciones entre México e Israel.

México.- El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu arribó a la Ciudad de México para cumplir con una visita oficial.
El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu arribó a la Ciudad de México para cumplir con una visita oficial.

Procedente de Bogotá, Colombia, el avión que trajo al ministro aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México minutos antes de la media noche.
Esta es la primera vez que un Primer Ministro de Israel visita México. Su llegada se enmarca en el 65 aniversario de las relaciones entre México e Israel.
Netanyahu tendrá actividad este jueves con el sector empresarial y la comunidad judía en México, además de que será recibido por el presidente Enrique Peña Nieto.
El israelí dejará México en las primeras horas del viernes 15 de septiembre para trasladarse a Nueva York, en donde participará en la Asamblea General de Naciones Unidas.
La organización Judíos Latinoamericanos Progresistas por La Paz (J-AMLAT) pidió al presidente Enrique Peña Nieto que interceda ante el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, para avanzar en el proceso de paz con Palestina.

A través de una carta que este movimiento envió al Presidente de México, así como al secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, exhortaron al gobierno mexicano para que también busque una solución al conflicto israelí-palestino.
Le pidieron a Peña Nieto que condene de manera pública la expansión de asentamientos israelíes, así como la demolición de casas palestinas.
La presencia de Netanyahu en la Ciudad de México durará 24 horas para después viajar a Nueva York y participar en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En la carta que J-AMLAT envió al presidente Peña Nieto y al canciller Luis Videgaray, se recordó que en junio pasado se cumplieron 50 años de la ocupación israelí en la franja de Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental.

La organización expuso en su misiva:
“Desde entonces, México ha abogado por una paz justa y duradera entre Israel y sus vecinos palestinos. Una de las condiciones para lograrla es, la autodeterminación del pueblo palestino. El actual gobierno israelí ha actuado sistemáticamente para obstaculizar esa posibilidad autorizando, entre otras cosas, la construcción de nuevos asentamientos en los territorios ocupados, contraviniendo la ley internacional”.

Con la visita de Biniamín Netanyahu, México e Israel buscaron reforzar su relación económica con la firma de acuerdos, pasando página a la polémica suscitada en enero por el apoyo del primer ministro al muro de Donald Trump, un asunto que ahora ignoraron por completo.

“Tenemos una relación sólida, que va en ruta creciente y en todo ello buscando prosperidad y desarrollo para nuestras sociedades”, dijo el mandatario de México, Enrique Peña Nieto, desde la residencia oficial de Los Pinos.

Peña Nieto agradeció a Netanyahu la que es la primera visita de un primer ministro de Israel a México, pese a que el país es considerado un aliado desde que en 1952 iniciaran relaciones diplomáticas.

En el marco de este encuentro con el primer ministro -que se alargó hasta hoy viernes y complementa sus giras de trabajo en Argentina y Colombia esta misma semana-, ambos países firmaron tres memorándum de entendimiento.

Se acordó actualizar el Tratado de Libre Comercio que tienen vigente desde el 2000, el único de Israel en América Latina, y que hoy no contiene capítulo ni de servicios ni de inversiones.

“Hay espacio para que la relación comercial entre naciones se intensifique y crezca”, aseguró el jefe del Ejecutivo mexicano.

En 2016, las exportaciones de México hacia Israel fueron de 198 millones de dólares, mientras que las importaciones sumaron 704 millones de dólares, una balanza comercial deficitaria para el país norteamericano.

Con la presencia de 150 empresas, la inversión extranjera directa de Israel a México desde 1999 a la fecha fue de 2.202 millones de dólares.

Entre otros puntos, se acordó fomentar las misiones empresariales recíprocas, como el contingente de inversores israelíes que acompañan a Netanyahu en esta gira, durante la cual el primer ministro también se reunió con empresarios y asistió a un seminario de negocios.

Además, Israel dará apoyo en los acuerdos de cooperación existentes entre México y el Triángulo Norte, conformado por El Salvador, Honduras y Guatemala, y apoyará a este país en materia de ciberseguridad.

A estos acuerdos se suman memorandos de entendimiento en materia de conexión aérea, exploración del espacio con fines pacíficos y observación de fenómenos meteorológicos mediante tecnología satelital, así como en cooperación en temas como agua, agricultura o innovación.

En el mensaje conjunto a los medios de comunicación, Netanyahu agradeció la “amistad” existente entre países, que calificó de “hito”.

“México es un gran país, es una de las grandes economías del mundo, es una gran nación, con una gran cultura y gente maravillosa”, indicó.

Además, envió condolencias a las víctimas del terremoto del 7 de septiembre y habló de los vínculos religiosos entre países y de la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

Definió Israel como “país de innovaciones” y tendió la mano a México para que se le una en el proceso modernizador.

Sobre el TLC, consideró también que se ha de modernizar, pues no contiene temas como el comercio electrónico.

El anuncio de la modernización del convenio comercial fue el único mensaje en este acto oficial de apenas 15 minutos relacionado con Estados Unidos, que estos días negocia la revisión de su Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá.

Pero ni Netanyahu ni Peña Nieto hicieron referencia alguna al polémico tuit de enero pasado del primer ministro, que causó un choque diplomático.

“El presidente Trump está en lo correcto. Yo construí un muro en la frontera sur de Israel. Paró toda la inmigración ilegal. Gran éxito. Gran idea”, escribió entonces Netanyahu.

Ante el enfado del Gobierno mexicano, que se opone tajantemente al muro que Trump quiere levantar en la frontera común, y las críticas recibidas por buena parte de los 67.000 judíos residentes en México, echó para atrás parcialmente, diciendo que no se refería a México.

El presidente israelí, Reuvén Rivlín, habló de “malentendido” y, tras participar en una reunión privada en la Secretaría de Relaciones Exteriores a la que fue convocado, el embajador de Israel en México, Jonathan Peled, aseguró que ambas naciones trabajarían para “resolver el asunto” y mantener “las buenas relaciones”. EFE

Debate / Jorge Luis Lozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *