Daña ‘Max’ mil 500 casas en Guerrero

Las afectaciones provocadas por el huracán “Max”, que se degradó a tormenta tropical, dejaron un muerto, mil 500 viviendas afectadas y 126 mil usuarios sin luz en 23 municipios de Guerrero, principalmente en la región de la Costa Chica, informaron autoridades estatales.

De acuerdo con un reporte preliminar del Gobierno del Estado, 400 viviendas fueron afectadas en Petatlán y 250 en Juchitán. El resto en localidades de la franja de la Costa Chica.

En San Marcos, uno de los municipios más afectados por el paso del fenómeno, una persona falleció al ser arrastrada por la corriente de un río, informó el gobernador Héctor Astudillo en un comunicado.

En esta localidad, se reportan 200 casas dañadas, pero de acuerdo con el profesor Mauricio Rodríguez Reyes, tan sólo en la comunidad de Tecomate 80 familias se quedaron sin casa, por lo que asegura la cifra total debe ser más alta.

Según Protección Civil, también se registraron desbordamientos de ríos y arroyos en los municipios de Acapulco, Coyuca de Benítez, Ometepec, Igualapa, Florencio Villarreal, Cuajinicuilapa, Cuautepec, Petatlán, Copala y Azoyú.

La comunidad de Vista Hermosa quedó incomunicada por el desbordamiento de un río y en Cuautepec se colapsó el puente que comunica a la localidad de Bocanilla.

Un reporte de la Secretaría de la Marina señala que en el kilómetro 102+400 de la carretera federal Pinotepa Nacional-Acapulco, se presentó un corte en la vía, por lo que la circulación vehicular fue suspendida.

Otra carretera obstaculizada es la que comunica al poblado de El Paraíso con Atoyac de Álvarez, en la región de la Costa Grande, en donde medio carril se desgajó.

Según estimaciones del dirigente regional de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), Heleodoro Marín, aproximadamente 15 mil hectáreas de milpas de maíz fueron devastadas en la región.

De acuerdo con la CFE, en todo el estado quedaron sin energía eléctrica 126 mil 503 usuarios, de los cuales ayer habían sido reconectados 75 por ciento.

Alertaron 3 horas antes

Mauricio Rodríguez Reyes cuenta que la población de San Marcos, uno de los municipios más afectados por el paso del huracán “Max”, recibió la alerta de la llegada de este fenómeno meteorológicos sólo tres horas antes.

San Marcos es una localidad ubicada a escasos 20 minutos de Pico del Monte, lugar donde el ciclón tocó tierra la tarde de ayer.

En entrevista, Rodríguez señala que los estragos ocasionados por el ciclón en esta demarcación todavía no se pueden calcular y desconfía de la cifra que ha difundido el Gobierno estatal de que son 200 las casas afectadas en su municipio.

Tan sólo en la comunidad de Tecomate, afirmó, ochenta familias se quedaron sin casa porque se las llevó el viento y la lluvia.

Cuenta que uno de los pobladores, de nombre Ángel Cuevas logró salvar a varias personas en peligro por la fuerte lluvia y la crecida del caudal del río San Marcos.

“Ya había logrado sacar de una vivienda a una familia, pero cuando él ya se ponía a salvo, le cayó encima un pedazo de pared, lo que provocó que cayera y se lo llevara el río”, afirmó.

El escritor Eduardo Añorve, quien vive en Cuajinicuilapa, señala que los pobladores se enteraron de que llegaría el huracán a través de mensajes que envió en su cuenta de Facebook el alcalde priista, Constantino García, familiar del exgobernador René Juárez Cisneros.

“Lo que hizo el alcalde es una burla, pues aquí en su mayoría la gente está bien pobre y no tiene acceso al Internet”, dijo.

“Aquí ni el ‘Ingrid’ y ‘Manuel’ (en septiembre del 2013) hicieron estragos, pero sí hubo muchos daños cuando fue el huracán ‘Paulina’, en 1997”, afirmó.

A su vez, reprobó que, mientras los vecinos de los municipios de Ometepec, Marquelia, Copala y Juchitán están con su dolor porque perdieron sus pertenencias, el alcalde estuviera preparando una fiesta con motivo del Grito de la Independencia, el cual dará en el Palacio Municipal.

Diaro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *