“Cuando mi hija clavó su mirada en mis ojos, sentí mi corazón partirse en pedazos”, dice madre de víctima de negligencia

Felícitas Cabrera García, madre de la joven de 16 años de edad, Érika Alexandra Ramírez Cabrera, denunció que a siete meses sigue sin judicializarse el caso por el que existe una denuncia por negligencia médica ante la Fiscalía General del Estado.

“Cuando mi hija clavó su mirada en mis ojos, sentí mi corazón partirse en pedazos”, recordó Felícitas aquel momento en el que su hija embarazada, tirada en el suelo por el dolor, comenzó echar espuma por la boca y a actuar de manera extraña.

Explicó que en octubre del año pasado, por la madrugada, su hija sintió dolores muy fuertes que la llevaron al Centro de Salud de Servicios Ampliados (CESAS) de San Jacinto Amilpas, dos horas después fue atendida, y la doctora que estaba terminando su turno dijo que esos dolores eran normales, propios de un próximo parto.
Dijo que aun cuando le insistieron a la doctora Laura Denisse que la atendiera, que se trataba de algo más delicado, ésta les dijo que se fueran a su casa, se bañara con agua caliente y caminara, que en dos o tres días tendría a su bebé con normalidad.

La madre de Érika abundó que en su casa, una hora después de haber llegado, su hija cayó al suelo y comenzó a sacar espuma por la boca, a hablar como una niña con síndrome, la tomó de las manos y le clavó la mirada.
Detalló que llevaron de urgencias a Érika al Hospital Civil, donde fue atendida y enseguida presentó muerte cerebral, al bebé se le logró salvar pero con daño neuronal.

Felícitas explicó que hasta ahora no le han hecho justicia, por el contrario, de forma extraoficial se enteró que pretenden encubrir a la doctora responsable de la negligencia, y responsabilizar a una joven practicante, sin cédula profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *