Griezmann y Modric viven su propia FinalGriezmann y Modric viven su propia Final

 

CANCHA/REFORMA

Hoy en Moscú no sólo saldrá el heredero del trono de Alemania, sino un firme candidato a ser el próximo Balón de Oro, reconocimiento que alternan Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en últimos años.

 

Luis Homero Echeverría / Enviado
Moscú, Rusia.  Francia contra Croacia, Antoine Griezmann frente a Luka Modric, las batallas por ser campeón del mundo y por erigirse como el nuevo mejor jugador en el planeta.

A las 10:00 horas, del centro de México (18:00 locales), Rusia 2018 llegará a su fin con las dos vertientes en las que se disputará el partido: la primera por ver si Croacia se convierte en el noveno país en conquistar un Mundial desde 1930 o Francia se lo impide, y la segunda por conocer si será croata o francés el que acabe el duopolio de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi por el Balón de Oro.

Messi y Cristiano se adueñaron de la designación a partir del 2008 y desataron una controversia anual desde entonces por dejar en claro cuál de los dos es el mejor futbolista en el orbe.

Hoy, Modric y Griezmann se perfilan como los más fuertes candidatos por lo hecho con sus representativos en la Copa del Mundo y requieren redondearlo con la obtención del trofeo FIFA para elevar el mérito.

Pero no son aspirantes en solitario. Por Francia, el juvenil Kylian Mbappé es un desafiante y también Paul Pogba por su aporte al medio campo de Les Bleus.

Del lado croata, Ivan Rakitic, Mario Mandzukic e Ivan Perisic también presentan argumentos para ser considerados los mejores del torneo y con ello arrebatar el puesto número uno de la dupla Cristiano-Messi.

En lo demás, Croacia pretende ser la sexta nación europea en atrapar un campeonato del mundo y unirse así a Italia, Alemania, Inglaterra, Francia y España, ésta última la más reciente ganadora en el 2010.

El equipo croata causó sensación en el Mundial de Rusia y cautivó ya a aficionados de ocasión y a expertos por su estilo de juego atrevido y ser el aparente débil en el papel. El cuadro croata representa el progreso de un país que padeció en la Guerra de los Balcanes y que apenas tiene 4 millones de habitantes,

Francia está en su tercera Final de Copa del Mundo y busca su segunda coronación 20 años después de la que tuvo en casa en duelo ante Brasil.

No se trata de un cuadro sorpresa ni de un improvisado, ya que tuvo una oportunidad en el 2006 de volver a ser campeón y un cabezazo sin sentido de su emblema Zinedine Zidane al italiano Marco Materazzi -y luego los penales-, lo impidieron.

Es el choque en el Estadio Luzhniki entre una Selección de Francia ya con currículum de ganadora y la de Croacia que busca romper paradigmas y jerarquías con el campeonato que muy pocos imaginaron y que ahora la mitad del mundo desea.

Desde 2009, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi acaparan el Balón de Oro de la FIFA. Hoy uno de los campeones del mundo podría romper ese hechizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *