Interrupción del embarazo y salud pública

Sinaloa.- El panorama en la Ciudad de México dio un vuelco en materia jurídica  desde el 24 de abril del 2007. Las autoridades permitieron  el servicio de interrupción Legal del Embarazo (ILE)  de manera segura, confidencial y gratuita en las clínicas de salud sexual y reproductiva de la Secretaría de Salud, en todos los supuestos y hasta las 12 semanas de embarazo. La medida de ley, aperturó además el servicio en clínicas privadas con costos determinados de manera individual.

Marcela Villaseñor, coordinadora de difusión y promoción en Marie Stopes, una organización internacional con base en Ciudad de México que provee servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la interrupción legal del  embarazo, indicó que se necesita que en el resto del país se regule y se legalice el aborto,  ya que dijo que las mujeres no se pueden  ir a la cárcel por decidir, “no se puede imponer a la mujer a ser madre, ese es el delito que debería existir, el obligar a una mujer a ser madre cuando no está lista, cuando no hay condiciones y cuando también su cuerpo no está listo para tener un embarazo” externó.

Asimismo detalló en entrevista telefónica con EL DEBATE que México es,  de acuerdo con la Organización de los Estados Americanos,  de los principales países con embarazo adolescente donde el estado, dijo,  tampoco tiene las suficientes herramientas para poder satisfacer la problemática en salud.

Marcela Villaseñor subrayó  que despenalizar va a ayudar a que las mujeres puedan tener servicios de salud y  va a evitar que existan lugares  clandestinos que además puede ser extremadamente caro, con practicas insalubres y erróneas, “y ahí o somos aliados en salvar la vida de estas mujeres o somos cómplices de estas muertes en la clandestinidad”, enfatizó. 

Mujeres en la precaridad 

Villaseñor, explicó que Marie Stopes, lleva más de 40 años prestando sus servicios en distintas partes del mundo, y diez años en la Ciudad de México desde que se despenalizó el aborto en 2007,  “acá lo que nosotras hacemos, tenemos una serie de centros que trabajan a nivel internación, nosotras lo que hacemos es facilitar servicios de salud sexual y reproductiva, esto es interrupción legal del embarazo, métodos anticonceptivos y consejería”, detalló.  

Lo anterior, dijo que representa un beneficio extraordinario para las mujeres porque sin importar cualquier razón o situación, ellas pueden tener el acceso a un servicio de salud que para Marie Stopes es lo principal, “nosotros fungimos como una empresa local porque lo que se recauda se utiliza para el mantenimiento  de las clínicas, además tenemos el programa de parteras, que es el programa educativo que es el que yo lidero y en este sentido lo que hacemos es ofrecer educación sexual a los jóvenes desde nivel de secundaria  hasta universidad sobre métodos anticonceptivos , nuestro objetivo es la prevención” recalcó. 

La coordinadora de difusión y  promoción en Marie Stopes  indicó que coyunturalmente se está viviendo un momento muy  importante en Latinoamérica con el movimiento que tiene Argentina, en donde las mujeres se están organizando,  diciéndole al estado y a la iglesia,  que tienen derecho a decidir, así como que el aborto es un servicio de salud y fundamental para la vida de las mujeres. 

Por su parte, Ana Elena Contreras Álvarez, integrante de la red nacional de Mujeres feministas, Las del Aquelarre, señaló que las leyes no deberían de estar colocando el tema del aborto desde un ámbito moral, sino de salud pública. Esta materia dijo no solamente refiere  a aquellas mujeres que mueren debido a prácticas insalubres de abortos cuando son clandestinos, sino a aquellas que también quedan afectadas por una mala práctica a la hora de hacer un aborto, “lo que quiero decir también es que el aborto es una acción que se utiliza desde todos los tiempos,  no va a dejar de suceder porque no esté despenalizado, entonces lo que sucede cuando está penalizado es que ponen en riesgo la vida de las mujeres y generalmente es la vida de las mujeres más precarizadas” destacó.  

Leer más en DEBATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *