A Juan Díaz no le constaron los ‘desvíos’ de Elba Esther

Durante más de dos años se negó a declarar contra la maestra por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y dijo que nunca le dio órdenes para no revisar los libros de finanzas del SNTE

Juan Díaz de la Torre, quien asumió el liderazgo del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) tras la caída de Elba Esther Gordillo, reconoció ante un juez federal que a él no le constaba que existió un desvío de recursos del gremio, tal y como la Procuraduría General de la República (PGR) acusó a la maestra.

Durante más de dos años y medio, Díaz de la Torre se negó a presentarse a declarar en el juicio más importante que se inició contra Elba Esther por delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, por mil 978 millones de pesos.

En 2017, cuando no tuvo más opción que acudir para no ser llevado por la fuerza al juzgado sexto de distrito de procesos penales federales en el Reclusorio Preventivo Oriente, dijo ante el juez Alejandro Caballero Vértiz que no recordaba si de 2008 a 2012 fueron aprobadas las erogaciones realizadas en dichos ejercicios, “porque no asistía a todas las reuniones del Consejo Nacional, que era el órgano de gobierno sindical encargado de conocer y de aprobar dichas erogaciones”.

MILENIO tuvo acceso al incidente no especificado de sobreseimiento que resolvió el primer tribunal unitario en materia penal con sede en Ciudad de México, donde el magistrado Miguel Ángel Aguilar López determinó ordenar la inmediata libertad de la maestra porque la PGR y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda actuaron ilegalmente para llevarla a prisión.

En la toca penal se menciona que Díaz de la Torre manifestó que, como miembro del SNTE, ocupó varios cargos de relevancia de 2008 a 2012; uno de ellos fue como integrante del Colegiado de Administración y Finanzas, cuya función fue administrar los recursos del gremio bajo la colaboración de un coordinador de colegiado.

Expuso que, en su calidad de integrante del colegiado, no recordaba si fueron aprobadas las erogaciones realizadas en dichos ejercicios, porque no asistía a todas las reuniones convocadas del Consejo Nacional.

“En todo caso, todos los asuntos discutidos en las sesiones del Consejo Nacional se incorporaban a un acta que se presentaba para la toma de nota correspondiente al Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, y dichas actas estaban ahí de manera legal.

“Sin haberle constado que Elba Esther Gordillo haya dado instrucciones para el libramiento de cheques ya que, conforme a los estatutos, era el Colegiado de Administración y Finanzas el responsable de dicha actividad, pero ese colegiado no era autónomo, dependía de instrucciones precisas de una jerarquía superior”, se detalla en el expediente.

Afirmó que no sabía si en dicho periodo —como miembro del Colegiado de Administración y Finanzas, y posteriormente en su carácter de secretario General— se generó una práctica para depositar a (los coacusados) Nora Guadalupe Ugarte Ramírez, Isaías Gallardo Chávez y José Manuel Díaz Flores recursos para que hicieran pagos a nombre y por cuenta del sindicato.

Díaz de la Torre aseguró que no tuvo facultades de manera personal para liberar cheques a nombre de las personas referidas, porque todos los que le fueron presentados para firmar debían llevar tres requisitos fundamentales para los fines y objetivos del sindicato por instrucciones y, de manera mancomunada, desconocía quienes, además de su persona, estuvieron acreditados ante las instituciones bancarias para la firma además, quien acreditaba a esas personas, no tenían la obligación de solicitar el visto bueno de algún órgano de gobierno.

Igualmente dijo desconocer si durante la presidencia de Elba Esther, cuando él fungió como miembro del Colegiado de Administración y Finanzas, se incurrió en erogaciones que violaran las finalidades del sindicato y, por tanto, si hayan sido calificadas en el Consejo Nacional, porque no había asistido a todas las sesiones.

Sin embargo, posterior a las mismas, no conoció algún documento de cualquier tipo en los que se asentara ese supuesto; tampoco sabía si el Comité Nacional de Vigilancia y Transparencia de entonces conoció o resolvió sobre algún asunto de esas características.

Díaz de la Torre indicó que Elba Esther nunca le dio una orden para no ordenar la revisión periódica de los libros y documentos contables del Colegiado Nacional de Administración y Finanzas, obligación que le correspondía al secretario general ejecutivo en términos del artículo 85 de los estatutos.

Respecto a los coacusados, el 22 de junio de 2017 Díaz de la Torre respondió que sí conocía a Isaías Gallardo y a José Manuel Díaz Flores, porque los había visto en ese y otros juzgados cuando fue citado; tenía de conocerlos desde 1997, aunque no recordaba si en algún momento tuvo una reunión con ellos.

Leer más: MILENIO


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *