El negro expediente del subsecretario de seguridad de Cuauhtémoc Blanco

Federico Rivas Valdés, quien será subsecretario operativo de la SSP en Morelos, estuvo al mando de retenes donde fueron desaparecidos jóvenes de manera sistemática en Veracruz

Federico Rivas Valdés, quien fungirá como subsecretario operativo de la SSP en el gobierno de Cuauhtémoc Blanco, en Morelos, cuenta con un negro expediente en Veracruz. A pesar de haber sido inhabilitado un año -en 2014- por negligencia administrativa, en el gobierno de Javier Duarte encontró arropo. En 2013 estuvo al mando de retenes en la entidad sureña, donde fueron desaparecidos jóvenes de manera sistemática, supuestamente ligados a Los Zetas.

El pasado 31 de agosto, el comandante Rivas -excapitán de Infantería de la Marina- fue presentado por quien será el Secretario de Seguridad en el gobierno de Morelos, José Antonio Ortiz Guarneros, quien aseguró que de la mano de su equipo lograrán que el estado sea nuevamente seguro.

En tanto el futuro gobernador de Morena, dijo “la promesa más importante que le hice a todos los ciudadanos que confiaron en mi fue el regresar la paz y tranquilidad (…) Ahora la historia es diferente y sé que, con trabajo duro, voluntad y amor por el pueblo de Morelos lograremos transformar al estado y regresarle la sonrisa a los morelenses”.

No será la primera ocasión que Rivas Valdés trabaje de la mano en un gobierno estatal. Entre 2010 y 2012 fue escolta personal del exmandatario priista Javier Duarte, puesto del que fue ascendido el 01 de junio de 2013 como Subsecretario B de la SSP de Veracruz. De a poco se hizo de un nombre en la dependencia hasta llegar a ser considerado la mano izquierda del titular Arturo Bermúdez Zurita, hoy preso en el penal de Pacho Viejo por el delito de desaparición forzada de personas.

La cercanía entre Bermúdez, con clave policiaca Jaguar, y el Comandante Rivas, llevó al exsecretario de la SSP de Veracruz a desacatar una resolución de la Secretaría de la Función Pública (SFP), que instruía la inhabilitación por un año a Rivas debido a una negligencia administrativa y por no presentar su declaración patrimonial. Lo anterior fue acompañado de una multa económica por 181 mil 486 pesos.

Bermúdez hizo caso omiso de la resolución expedida en julio de 2014, pues consideró que al tratarse de un asunto administrativo no afectaba en sus acciones operativas de la dependencia.

Durante la audiencia de imputación de Arturo Bermúdez, fue revelada la declaración de un subordinado de Rivas Valdés. El testigo protegido dio cuenta de que los policías que integraban el Agrupamiento Tajín en Veracruz -a cargo de Rivas- detuvieron a jóvenes con apariencia delictiva y fueron entregados al grupo de Los Fieles, cuerpo de élite al que se relacionan decenas de desapariciones de personas presuntamente ligados a Los Zetas, cartel que fue sometido a una “limpia institucional”. Las víctimas que de acuerdo con el subordinado de Rivas fueron privadas de su libertad permanecen desaparecidas.

Leer más: LA SILLA ROTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *