Uber Eats estará presente en 13 ciudades españolas a finales de año: “Nuestro plan es muy ambicioso”

Uber negocia la compra de Deliveroo para ampliar su negocio de reparto de comida a domicilio

Uber: busca sede para sus taxis voladores fuera de EEUU y comienza a repartir con drones

Uber Eats, la app de comida a domicilio de Uber, se estrena en Castellón y Villareal. Y en los próximos meses, estará presente en Albacete, Almería, Jerez, Lérida y Tarragona.

Con esto, ya serán 13 las ciudades españolas en las que operará esta plataforma. Además, Uber Eats sigue creciendo en las principales ciudades del país. En Madrid, su servicio llegará a los municipios de Alcobendas, San Sebastián de los Reyes, Leganés y Móstoles. En cuanto a Barcelona, la plataforma operará en las próximas semanas en Badalona, Santa Coloma, Sant Joan Despí, Cornellà y Sant Feliu.”Nuestro plan de expansión para España está siendo muy ambicioso”, cuenta Manel Pujol, Director General de Uber Eats en el territorio español. En enero de 2017 comenzaron en Madrid, y no fue hasta abril de este año cuando embarcaron en una nueva ciudad: Barcelona.

“Nuestro objetivo es que cada vez más usuarios pueden disfrutar de su comida favorita en su casa, la oficina o cualquier punto de la ciudad”, apunta Pujol.En total, Uber Eats está presente en más de 290 ciudades en todo el mundo, colaborando con más de 100.000 restaurantes.

“Desde el lanzamiento del servicio en Toronto en diciembre de 2015, se han entregado en todo el mundo más de 47 millones de hamburguesas, 15 millones de burritos y 12 millones de piezas de sushi”, cuentan desde Uber Eats.A pesar de que el mercado es muy pequeño aún, “por la experiencia de otros países, si ahora se pide comida a domicilio una o tres veces al mes, por el hecho de ampliar la oferta, bajar los precios y hacer una experiencia de usuario lo más fácil posible, se pediría hasta 20 veces al mes y cambiaría el mercado radicalmente”, explicó Manel Pujol en una entrevista a EL MUNDO.

Uber ha iniciado negociaciones para adquirir a la empresa de reparto de comida a domicilio Deliveroo. Según adelantó Bloomerg, las conversaciones todavía se encuentran en una fase muy inicial y se enmarca dentro de la estrategia de expansión de la firma estadounidense. La valoración de Deliveroo ronda los 2.000 millones de dólares, si bien no se conoce el precio que supondría la operación. Tampoco está claro que la compra vaya a salir finalmente adelante, sobre todo por las reticencias de los inversores de la empresa británica a perder su independencia.

Fuente: EL MUNDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *