Transporte público de Oaxaca es inseguro, se registra un asalto diario


Miguel Ángel Maya Alonso 

De enero a noviembre del 2019 se registraron 306 robos en transporte público en Oaxaca, casi uno diario, así lo revela el informe de incidencia delictiva del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). 

Apenas, las autoridades encargadas de revisar el transporte público, la Guardia Nacional (GN), la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO), la Policía Municipal y la Policía Vial Municipal de Oaxaca de Juárez, la Secretaría de Movilidad (Semovi), informaron que realizaron revisiones, sin embargo, estos son esporádicas y no han logrado reducir los asaltos según lo revelan las cifras oficiales. 

Fueron 243 robos los efectuados en transporte público los registrados en 11 meses del año pasado, la mitad de ellos con violencia. Mientras que en transporte público individual se contabilizaron 46. 

“Los robos en transportes públicos colectivos es un delito del fuero común que afecta a gran parte de las entidades federativas, con impactos graves en Estado de México, Ciudad de México, Puebla, Oaxaca, Quintana Roo, Querétaro, entre otros”, detalla la investigación Robos en transportes públicos colectivos. Amenaza a la seguridad pública en México, del Instituto Belisario Domínguez, dependiente del Senado de la República. 

Como parte del operativo se detectaron dos taxis foráneos que operaban de manera ilegal, una de ellas por circular con Número Único de Concesión clonado, perteneciente a Zaachila y una unidad más por prestar el servicio de transporte público con una concesión dada de baja. Aunque la misma titular de la Semovi ha reconocido que en la Zona Conurbada de la Ciudad de Oaxaca circula un taxi irregular por uno que sí cuenta con sus papeles en regla. 

Estos delitos van acompañados de otros ilícitos como asesinatos, amenazas o carteristas, por lo que dañan a la sociedad y al patrimonio y, en ocasiones, la dignidad de las personas que a diario necesitan hacer uso de estos medios de movilidad, señala. 

Durante 2019, las entidades federativas con mayores afectaciones por estos crímenes son: Estado de México (6,336); Ciudad de México (5,497); Puebla (329); Oaxaca (168), Quintana Roo (104) y Querétaro (101). Cabe destacar que en los estados de Baja California Sur, Campeche, Coahuila, Colima, Guanajuato, Jalisco, Nayarit, Tabasco, Tamaulipas y Yucatán no se han denunciado este tipo de robos en lo que va del año. 

Si bien diferentes gobiernos locales han impulsado políticas públicas en materia de seguridad pública para afrontar este problema, en determinadas regiones del país representa un delito de incidencia alta, con graves consecuencias en la vida y el patrimonio de las personas, lo que ha sido condenado tanto por la población como diferentes organizaciones de la sociedad civil. 

La necesidad de tener un transporte público colectivo eficiente, seguro y ecológico es una de las principales demandas de las personas tanto en zonas urbanas como rurales. Es un tema principal en las agendas públicas de diferentes órdenes de gobierno con distintos grados de avance. 

“El robo de transporte público colectivo también genera otros problemas como hartazgo en la población, que en ocasiones hieren o intentan linchar a los delincuentes. Por lo que los gobiernos en sus tres órdenes tienen el reto de implementar acciones que garanticen que los usuarios de autobuses, microbuses y combis lleguen con seguridad a sus destinos”, afirma el Senado. 

Fuente: EL PAJARO VAQUERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *