2 años de retroceso en México: Natividad Díaz Jiménez

• Nada que celebrar en dos años

Acción Nacional propone corregir el rumbo mediante la unidad nacional, el diálogo y acuerdos para enfrentar los grandes retos que tenemos como país. Es momento de enmendar el camino y evitar un mayor sufrimiento.  

A dos años de haber ganado las elecciones de 2018, cada día confirmamos que estamos peor con López Obrador. Ya estábamos mal con Peña Nieto. Pero en esta administración, está caracterizada por la incompetencia y la mentira que han retrocedido a México ante ideas viejas y fracasadas que llevan al país en reversa, hacia los años 70 del siglo pasado.

López Obrador dio el primer golpe a todos los mexicanos con la cancelación del aeropuerto, decisión que llevó al país a la recesión económica, antes de la pandemia y la crisis mundial. Los hechos hablan por sí solos, se revirtió la reforma energética y se puso en marcha una política contraria a la inversión extranjera. En reversa al pasado, dejamos atrás la energía solar y volvemos al carbón. Dejamos atrás la apertura energética para volver al monopolio del petróleo.

La incompetencia y la mentira los dos eslabones del Gobierno de López Obrador, un claro ejemplo está en el manejo de la crisis por Covid-19, donde el presidente negó el peligro, después invocó estampitas milagrosas, ordenó manipular las cifras y abrir la economía en lo más alto de muertes y contagios.

El gobierno Federal es insensible ante el dolor de las familias mexicanas, siguen ocurriendo muertes que se pudieron evitar. Y el subregistro tanto de muertes como de contagios es evidente. Y las cifras del Registro Civil lo demuestran, hay un subregistro de casi 20 mil casos entre las defunciones que reporta la Secretaría de Salud y la oficial con actas de defunción reportadas por la Secretaría de Gobernación.

López Obrador estableció la corrupción en el estado, otra mentira más, el discurso del combate a la corrupción es simple simulación. Hoy el 80 por ciento de los contratos se asignan en lo oscurito, al gusto del comprador y al margen de la ley que establece hacerlo mediante licitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *