Policía de EU mata a indígena oaxaqueño; tenía una pistola de juguete

Gerardo Chávez Martínez, indígena oaxaqueño de 19 años fue asesinado a balazos el pasado 16 de julio por agentes del Departamento de Policía de la ciudad de Salinas, en California, Estados Unidos por lo que diversas Organizaciones y comunidades indígenas migrantes decidieron demandar el Departamento de Justicia de California para exigir justicia debido a que señalan, los policías actuaron de manera inadecuada.

Como se mencionó antes, los hechos ocurrieron el pasado 16 de julio cuando el Departamento de Policía de Salinas recibió una llamada de alerta debido a la presencia de un hombre armado, al llegar a la vivienda, los agentes le advirtieron en diversas ocasiones al joven que saliera de su casa con los brazos levantados, sin embargo, el joven no entendió debido a que no hablaba inglés y tenía conocimiento limitado del español, no obstante, apuntó con un arma a los agentes por lo que fue abatido.

En diversas declaraciones para los medios locales, los familiares de Gerardo Chávez Martínez señalaron que el arma que portaba el joven al momento de su asesinato era falsa, además, mencionan que la policía se precipitó pues tenían otros medios para someter el joven, quien, cabe mencionar, estaba bajo los influjos del alcohol cuando apuntó con el arma a los policías.

Tras estos hechos, la Fiscalía de Distrito del Condado de Monterey inició una investigación y señaló al oficial Mario Reyes como el responsable de haber abatido al joven oaxaqueño, además, se hizo público un video en el que se aprecia que el joven se asoma en diversas ocasiones a la puerta de su casa mientras sostiene un arma de fuego con la que apunta a los policías, el cual, servirá como parte esencial de la investigación para deslindar responsabilidades.

Gerardo solo quería salir adelante

Tras estos hechos, la organización binacional Comunidades Indígenas en Liderazgo (Cielo), además de informar sobre la demanda contra el Departamento de Justicia de California, dio a conocer que el joven originario de San Vicente Coatlán, Oaxaca estaba en Estados Unidos para cumplir su sueño de apoyar a sus hermanos en sus estudios y que tuvieran oportunidades fuera del campo.

En su comunicado, la organización indígena señaló que la muerte del indígena zapoteco se da en el marco de una epidemia nacional de asesinatos cometidos contra afroamericanos, morenos e indígenas y denunció que el sistema de justicia de Estados Unidos está construido para criminalizar a las minorías a primera vista.

Por último, El Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño (CBDIO), la Organización Comunitaria Proyecto Mixteco/Indígena (MICOP), el Movimiento Cultural de la Unión Indígena (MCUI) y el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), se comprometieron para mantenerse atento a las investigaciones y de esta manera garantizar la justicia para los familiares de Gerardo, quienes sostienen se cometió una injusticia en su asesinato.

Fuente: El Heraldo de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *