Templo de la Defensa de la Ciudad de Oaxaca presenta daños en su infraestructura

Su construcción inició en 1786 y fue solemnemente consagrada en 1792. Era un edificio débil, no muy alto y levantado en suelo no muy resistente, lo que causó que se colapsara muchas veces, debido a los constantes temblores en esta región, especialmente el del 23 de marzo de 1795, que demolió las torres y la cubierta del cañón, arrastrando la cúpula.